C/ Puebla del Río 9-11, 41006, Sevilla

Urbanismo Ecosistémico.

Espacios Verdes en las Ciudades
El Urbanismo Ecosistémico nace en la Carta para la planificación ecosistémica de las ciudades.

Detrás de la “Carta para la planificación ecosistémica de las ciudades y metrópolis” está la Agencia de Ecología Urbana de Barcelona (BCNecologia). BCNecologia está integrada por al Ayuntamiento de Barcelona, el Área Metropolitana de Barcelona y la Diputación de Barcelona.

Una de las bases de partida de esta carta es la insostenibilidad de los actuales sistemas urbanos, ciudades y metrópolis. Que son generadores, entre otros impactos, de la concentración de gases de efecto invernadero. Además, el problema seguirá en aumento, ya que se espera que en 2050 el 75% de la población viva en las ciudades. El urbanismo es el instrumento que la sociedad tiene para transformar las ciudades y abordar los retos actuales y futuros. Pero, hemos de reformularlo con factores ecológicos que nos permita adelantarnos a los acontecimientos. Desde esta carta se considera a la ciudad como un ecosistema, el más complejo creado por el ser humano. Para afrontar los retos de estos “ecosistemas complejos”, se apuesta por el urbanismo ecosistémico.

Urbanismo ecosistémico.

El urbanismo ecosistémico se basa en un modelo urbano sustentado en 4 ejes y 15 principios rectores. El mínimo ecosistema urbano que puede integrar y maximizar los 15 principios se ha denominado “supermanzana”, con una superficie de 16 a 20 ha.

En este sentido, Salvador Rueda, ecólogo y BCNecologia, dice que hay que cambiar la morfología, funcionalidad, modelo de movilidad y las condiciones de habitabilidad del espacio público.

La supermanzana que integra estos 15 principios puede realizar los cambios propugnados por Salvador Rueda y convertirse en una pequeña urbe. Con ello, pasa a ser la base del nuevo modelo urbanístico, sustentando la planificación de los nuevos desarrollos urbanos.

Acceda al Artículo de Salvador Rueda: «La supermanzana, nueva célula urbana para la construcción de un nuevo modelo funcional y urbanístico de Barcelona».

Otros instrumentos.

La Carta sobrepasa los instrumentos técnicos, desarrollados en sus 67 páginas, incluyendo: económico-financieros, normativos, organizativos, de gobernanza, de estilos de vida y educativos. Se da especial importancia a la normativa y organización de las ciudades. En este sentido, en el resumen de la carta podemos leer “Buena parte de los problemas de muchas ciudades están relacionados con la ausencia de norma y también de organización para hacerla cumplir. La única posibilidad de desarrollar el nuevo urbanismo es creando las condiciones organizativas que hagan posible, entre otras, la definición del cuerpo legal y su cumplimiento. La consecución de los principios y objetivos de una ciudad equilibrada, ecointegradora y más sostenible requiere de una transformación radical de la actual normativa.

Teniendo en cuenta que en la mayoría de los países la población es eminentemente urbana, actualmente el 50%, de media, aproximadamente y que el 70% del PIB mundial es generado en las ciudades. Entonces, ¿por qué el porcentaje de los presupuestos recaudados que queda en las ciudades en notablemente inferior? El caso de España es llamativo, con una población urbana cercana al 80%, el estado tan sólo traspasa un 15%.

“Poder Urbano”

Un término utilizado en la Carta ante la constatación del irrelevante papel de las ciudades en el concierto de las organizaciones internacionales. Comparándolo con los países e incluso con la regiones, en especial en Europa. Sin embargo “es en las ciudades donde se ganará o perderá la batalla de la sostenibilidad”.

Acceda a la Carta.