C/ Puebla del Río 9-11, 41006, Sevilla

Medio Ambiente y cambio en Andalucía.

Artículo de Opinión – Manuel Enrique Figueroa – Catedrático de Ecología

El medio ambiente que tenemos actualmente en Andalucía es un producto de la evolución y de la historia. Un importante legado que nos ha llegado y que debemos facilitar a las generaciones venideras. Andalucía por extensión, ubicación biogeográfica y variedad de hábitats cuenta con un medio ambiente diverso y un rico paisaje perceptible, que constituye un verdadero recurso para nuestra comunidad. Los ecosistemas andaluces suministran importantes servicios ecosistémicos que no debemos olvidar y sobre los que tenemos que meditar y favorecer.

Desde 1975 se viene trabajando de forma intensa por el medio ambiente andaluz, profundizando en su conocimiento y la generación de directrices, reglamentos y decretos que lo regulen y protejan. Han sido muchos años de trabajo de los que doy fe, al poseer el Premio Andalucía de Medio Ambiente Especial Cinta Castillo a toda una carrera profesional y llevar de forma continuada 26 años en el Consejo Andaluz de Medio Ambiente. Mi vida profesional ha estado dedicada, y sigue estando, al medio ambiente andaluz. Por ello deseo realizar algunas consideraciones ante el denominado, por los medios de comunicación, cambio de ciclo en Andalucía.

No me cabe duda que los nuevos gestores políticos, con capacidad y oportunidad de gestión de gobierno, es decir, el Partido Popular y Ciudadanos, considerarán el Medio Ambiente como una cuestión esencial y prioritaria. Sin embargo, me llama la atención que en todos los documentos firmados la figura del Medio Ambiente no aparezca, ni los problemas que lo implican como el Cambio Climático, la Sostenibilidad o la Ecología Urbana. Esta ausencia no me intranquiliza ya que estoy seguro que nuestros nuevos gestores políticos sí tendrán en cuenta estas esenciales cuestiones. Pero desearía hacer algunos comentarios. Con seguridad se reducen consejerías. No es pensable la eliminación de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, la inclusión de la Ordenación en ella ha sido esencial, pero sí existe posibilidad de agruparla con otras, como Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural. Yo rogaría a nuestros nuevos gestores que no lo hicieran. Ya lo llevaron a cabo los responsables del ciclo que termina y no funcionó. Dejen la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio como está, será mejor para Andalucía y los andaluces.

Por otro lado, rogaría que abunden en lo bueno alcanzado y lo aprovechen y profundicen en lo perfectible que naturalmente lo hay, hablamos de sistemas complejos en un mundo en cambio alejados de cualquier visión estática. Un logro importante del anterior ciclo, ratificado con la aprobación por unanimidad en el parlamento de Andalucía el pasado mes de septiembre, fue la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, un hito político relevante fruto de un largo recorrido que comenzó en el año 2000. Ruego profundicen en ella y la desarrollen, Andalucía lo necesita y el mundo también. Se nos ha quedado en el camino la nueva Ley Urbanística, hay mucho que hacer, y para ello contamos con una excelente, y todo es perfectible, Estrategia Andaluza de Sostenibilidad Urbana.

No olvidemos los Espacios Protegidos y su uso público, tenemos el 33% de nuestro espacio protegido, esencial para los andaluces y para el turismo que nos visita. El medio ambiente nunca puede ser una rémora para el correcto desarrollo de los pueblos, al revés, debe ser un elemento esencial para el desarrollo integral, como pide el papa Francisco. Por último, quisiera incidir sobre el tema del medio ambiente urbano. Hay mucho que hacer, y empezar mañana ya es comenzar tarde. Nuestras ciudades y pueblos necesitan atención en relación con su medio ambiente hoy, y especialmente ante los escenarios de cambios venideros. La mejora de la calidad del aire en las ciudades y con ello la salud urbana es un reto que no admite demora. No perder de vista el Ciclo Urbano Integral del Agua, sobre el que hemos avanzado mucho. Cada ciudad y pueblo de Andalucía necesita, de acuerdo con su Ley de Cambio Climático, desarrollar su Plan Estratégico ante el Cambio Climático. Espero que en este nuevo ciclo no se olvide lo hecho hasta ahora sobre las ciudades y su ecología, y se profundice de manera intensa en el tema, relevante para la salud y el bienestar de la ciudadanía en Andalucía, de hoy y de las generaciones venideras.