C/ Puebla del Río 9-11, 41006, Sevilla

BIOMÍMESIS

Biomímesis (de bio, vida y mimesis, imitar), es la ciencia que estudia a la naturaleza como fuente de inspiración.

Resolver problemas y afrontar retos aprendido de las soluciones que la naturaleza ha adoptado para resolver problemas similares. La naturaleza nos lleva millones de años de ventaja encontrando soluciones en mecánica, química y otras ciencias. Se trata de aprender e inspirarse en ella para realizar actuaciones de bajo impacto ambiental. Incluso, favorecedoras del medio ambiente y al mismo tiempo solventando nuestros problemas.

No consiste en copiar, el objetivo es imitar. La biomímesis no es nueva, Leonardo DaVinci fue un asiduo practicante. A través de la observación de la anatomía de las aves, descritas en su “Código del Vuelo de las Aves”, construyó, con los materiales de los que disponía, sus máquinas voladoras. Con las técnicas y materiales de hoy, quizás tendríamos las máquinas soñadas por DaVinci.

 

Un ejemplo de biomímesis aplicada a un problema creado por la tecnología es el tren bala de Japón.

El problema eran los fuertes ruidos que se producían al salir de los túneles, audibles claramente a 400 metros de distancia. La solución estaba en el pico del martín pescador. Su morfología le permite pasar de la densidad del aire a la densidad del agua sin producir ruido. Hecho esencial para su supervivencia. El tren bala imitó el pico del martín pescador, consiguiendo silenciar su salida de los túneles. Además, aumentó su velocidad y consiguió ahorrar energía.

Existen otras muchas experiencias que han inspirado avances de la ciencia y la tecnología.

Ciudades Bosque.

Desde la década de los noventa, con el impulso de Janine Benyus y Daina Baumeister, se habla de aplicar soluciones biomiméticas a los problemas generados por las grandes urbes.

En palabras del biólogo Manuel Quirós Galdón, en una entrevista concedida a el diario El País, “La calidad del aire, del agua, suelos productivos, la energía limpia y cercana, los materiales locales, cero basura, eliminar la ilusión de una economía lineal y abrazar la circularidad, incrementar la biodiversidad, desmaterializar el bienestar, el colaboracionismo, etc., son solo algunos aspectos que desde las ciudades hemos de diseñar y desarrollar”. Cree que “la sociedad está tomando conciencia de la necesidad de buscar soluciones a un modelo que se muestra insostenible”, que destruye la biodiversidad y es perjudicial para las salud.

Las ciudades albergan, aproximadamente al 70% de la población mundial, sin embargo no es capaz de proporcionar los servicio ecosistémicos que necesitamos. Los servicios ecosistémicos los proporciona la naturaleza. Las ciudades, que hemos diseñado y mantenemos, junto a la ciencia y la  tecnología, que hemos creado, nos han separado de la Naturaleza. Sin embargo, en la ciencia y en la tecnología, encontramos la capacidad para aprender e imitar a la naturaleza. Aplicar la biomímesis a las ciudades para conseguir urbes que proporcionen los servicios ecosistémicos que estas necesitan. Ciudades sostenibles, ciudades que funciones como bosques, en palabras del biólogo Manuel Quirós Galdón.

Los pasos para alcanzar ya se están dando, ejemplo de ello los encontrará en el sección de productos.